@MINDHUNTER_ , buen thriller psicológico #DavidFincher y @netflix ‏√

Holt McCallany y Jonathan Groff en "Mindhunter" (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix
Jonathan Groff en “Mindhunter” (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix

Mindhunter es una de esas series que desde su inicio mismo se convierte en una opción de culto por parte de los amantes de producciones policíacas y detectivescas con gran profundidad argumental, donde el factor sicológico es lo más resaltable. Su creador y director de 4 de los 10 episodios de la primera temporada es David Fincher, quien muestra un ambiente similar al creado en su película del 2007 Zodiac.

Fincher, que tuvo un primer acercamiento con Netflix, en la dirección de 2 episodios de la temporada 1 de House of Cards (2013), crea en esta nueva serie una ambientación gris en cuanto a dinamismo, pero intensa en lo referente a intriga y suspenso. Esto, junto a sólidas actuaciones y sobriedad argumental nos recuerda la efectiva temporada 1 de la serie True Detective, creada por Nic Pizzolatto para HBO.

No obstante, Mindhunter mantiene su identidad propia por encima de cualquier otra propuesta similar gracias a que parte de eventos reales trascendentales que contribuyeron a formar nuevas técnicas investigativas por parte del FBI y que aún hoy día son fundamentales para evaluaciones criminológicas en perfiles.

Holt McCallany, Anna Torv y Jonathan Groff en “Mindhunter” (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix

Ambientada en los finales de la década de 1970, dos agentes federales ampliaron la ciencia criminal profundizando en la psicología del asesinato, mediante entrevistas a peligrosos criminales condenados y encarcelados por diferentes asesinatos. Ellos son los agentes Holden (Jonathan Groff) y Bill (Holt McCallany), quienes junto a la consultora en psicología Wendy (Anna Torv), se embarcan en esta agotadora cruzada que posteriormente afecta significativamente sus respectivas vidas personales.

A medida que hacen su trabajo, ayudan a la policía de varios estados en horribles crímenes sin resolver, confrontando diferencias con sus compañeros y supervisores, pero demostrando que su programa en curso arroja resultados positivos en los casos donde colaboran. Sus métodos los llevarían desde establecer el término “asesino en serie”, hasta identificar a futuros asesinos aún antes de que éstos cometan algún crimen.

Cameron Britton y Jonathan Groff en “Mindhunter” (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix

David Fincher maneja con suma ética y cuidado todo lo referente al aspecto sicológico de los criminales presentados en la serie, los que a su vez son recreaciones de 5 de los asesinos en serie más perturbados en la historia criminal de los Estados Unidos: Ed Kemper (Cameron Britton), Monte Rissell (Sam Strike), Jerry Brudos (Happy Anderson), Richard Speck (Jack Erdie) y Dennis Rader (Sonny Valicenti).

Fincher evita caer en sensacionalismos o seguir el ritmo comercial que suele acompañar a la mayoría de las series tradicionales, mostrando un trabajo que inicia de la manera más lenta posible, pero con una atmósfera o ambientación que engancha al público inmediatamente. Más que velocidad, aquí lo más relevante son las técnicas implementadas para jugar con la mente de los criminales, sin que esto perturbe a los involucrados en el proceso (aunque eso realmente es pedir demasiado).

Holt McCallany y Jonathan Groff en “Mindhunter” (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix

Hannah Gross (Debbie) y Cotter Smith (Jefe Shepard), también co-protagonizan esta serie a la que luego se incorpora Joe Tuttle (el agente Gregg), entre otros.

Jonathan Groff, que viene de protagonizar la serie “Looking”,  y el film American Sniper, tiene en “Mindhunter” su caracterización más destacada hasta la fecha. Por su parte, Holt McCallany tiene su primer estelar después de haber tenido una filmografía compuesta por papeles secundarios, rol que hace de manera convincente.

Anna Torv, en su papel de psicóloga que trabaja para el FBI, tiene un desempeño tan eficiente y enigmático como el que tuvo en su otrora serie de acción y ciencia ficción “Fringe” (2008-2013).

Hannah Gross es Debbie Mitford en “Mindhunter” (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix

La serie exclusiva de la plataforma streaming Netflix ya está en proceso de pre-producción de su segunda temporada, la que continuará explorando los orígenes de las investigaciones psicológicas a criminales por parte del FBI. Según David Fincher, los nuevos 10 episodios de la segunda temporada se centrarán en 28 asesinatos de afroamericanos realizados en Atlanta entre 1979 y 1981, los que incluyen a niños, adolescentes y adultos.

Estas y otras informaciones sobre la banda sonora basada en el libro Mind Hunter: Inside the FBI’s Elite Serial Crime Unit, fueron ofrecidas por Fincher en una entrevista publicada por la revista Billboard. Esto quiere decir, que la musicalización original de Jason Hill, así como la dirección de fotografía de Erik Messerschmidt y Christopher Probst, seguirán siendo tan estelares como los eficientes trabajos empleados en los episodios de la primera temporada.

Jonathan Groff, Anna Torv y Holt McCallany en “Mindhunter” (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix

Tal como lo hicieron en la primera temporada, Joe Penhall, Mark Olshaker, John Douglas y Jennifer Haley seguirán conformando el equipo de guionistas, quienes marcaron un buen ritmo desarrollando las sub-tramas sin perjudicar o restarle estelaridad al tema principal de la serie. Pudimos ver un buen y nivelado ritmo en en los aspectos personales de los tres personajes principales, sin mostrarse preferencias entre ellos y con un interés que crece ascendentemente a la par de la trama base.

Un adicional atractivo y valioso, al margen de los episodios mismos, es el concepto artístico en la secuencia de los créditos, trabajo que hizo Darek Zabrocki al ritmo de la música de Jason Hill. 25 imágenes perturbadoras se manejan de manera subliminal, las que no provocan incómodas impresiones y sugieren al público lo que estaran tratando esos episodios. También es necesario destacar que la producción cuida celosamente cada detalle de la época ambientada.

Escena de “Mindhunter” (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix

La primera temporada de Mindhunter igualmente mostró el buen dominio escénico de los directores de los diferentes episodios, los que coincidieron en el buen manejo del ambiente psicológico-criminal, tratando con ética profesional imágenes, situaciones y temas que de no ser bien manejadas pudieron ser muy perturbadoras. David Fincher dirigió los episodios 1, 2, 9 y 10; Asif Kapadia dirigió los episodios 3 y 4; Tobias Lindholm realizó los episodios 5 y 6; y Andrew Douglas se encargó de los episodios 7 y 8.

Mindhunter es el tipo de producción que dado su alto nivel de calidad argumental y de realización, no necesita de escenas de acción policiaco-criminal para llamar la atención del público. La intensidad psicológica y peso dramático es más efectivo que una escena de peleas físicas, violaciones sexuales o disparos. (Buena)

@MINDHUNTER_ ‏  @netflix  

Jonathan Groff y Holt McCallany en “Mindhunter” (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix
Anna Torv es Wendy Carr en “Mindhunter” (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix
Jonathan Groff es Holden Ford en “Mindhunter” (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix
Holt McCallany es Bill Tench en “Mindhunter” (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix
Jonathan Groff y Happy Anderson en “Mindhunter” (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix
Holt McCallany y Anna Torv en “Mindhunter” (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix
Joe Tuttle es Gregg Smith en “Mindhunter” (T1, 2017). / Imagen cortesía de Netflix

Acerca de Francisco Maldonado 483 Articles

Crítico de cine, productor de TV y amante de la música pop-rock retro.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*