@Predator ‏es fallido intento de reinicio franquicia √

Escena de "The Predator" (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox

Escena de “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox
CONTENIDO: Presiones de 20th century Fox durante producción / Análisis de la producción / Trabajo de Shane Black y staff / Elenco / Sinopsis / Comentario / Presupuesto y recaudación / Cronología de las películas / Imágenes

The Predator es una de esas grandes producciones que cuando está en etapa de pre y producción concita mucho nerviosismo entre el equipo de productores y el estudio que produce, lo que genera enorme presión al director que encabeza la realización del proyecto, así como a todo el staff. Este caso en particular es aún peor, porque aparte de representar a uno de los blockbusters del año, marca el reinicio de una franquicia liderada con gran margen por la película original: Predator de 1987.

La preocupación de lidiar con un proyecto que ha de abrirle las puertas a otra prole de secuelas, genera más presión que la inversión misma, ya que si la película es bien recibida por el público, ese presupuesto, indistintamente de ser mucho o poco, ha de haber cumplido su cometido y fácilmente se multiplicará. Todo este panorama genera múltiples vigilantes de producción por parte del estudio, lo que desencadena en una serie de propuestas y contrapropuestas, ordenes y contraordenes, que a la larga entorpece el trabajo creativo del realizador, junto a su equipo. Todo termina degradándose tanto, que el producto final resulta estar muy alejado de lo inicialmente concebido.

Quinn McKenna (Boyd Holbrook) es atacado por el Yautja (Brian A. Prince) en “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox

Eso es lo que sucede con The Predator, un proyecto co-escrito y dirigido por Shane Black, que lejos de tener la icónica esencia dramática del film original, que a su vez es respaldada por la característica acción repleta de testosterona ochentera – que es muy bien manejada – resulta ser una caricatura de lo que fueron sus predecesoras. Sin importar los aportes argumentales que pudo aportar el también co-escritor Fred Dekker, partiendo de las creaciones de los veteranos hermanos Jim Thomas y John Thomas, Fox se concentró más en la inmediatez comercial, que en un producto de calidad.

La celeridad de tener lista la película a tiempo para la fecha programada, no permitió que estuvieran listos en un 100 % varios detalles de los efectos CGI. Igualmente, se hace evidente que el guión experimentó varios cambios, dejando por resultado inconsistencias en diferentes escenas, abruptas exclusiones de subtramas iniciadas en el primer acto, escenas de combate eliminadas en la edición final (aunque presentes en los trailers y demás promocionales)  y un exceso de absurdo humor totalmente divorciado de lo que acontece o que poco aporta a la trama.

Olivia Munn es la científica Casey Bracket en “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox

Aquella suntuosidad característica de la película original, está totalmente ajena en la película actual, cuyas respectivas secuelas, además de la violencia explícita, se percataron de mantener la sobriedad de esta obra que es un gran clásico de culto. El recurso de explorar en la psicología colectiva y misterio en torno al cazador intergaláctico, pasó a ser sustituido por chistes y una rebuscada mitología de la criatura. Mejoramientos genéticos, nuevos artilugios de combate y un elevado nivel de humor negro, junto a una ajustada nueva armadura del alienígena, son algunos elementos adicionados a la actual historia, donde el Depredador mismo pasa a un segundo plano.

Shane Black, que tuvo un papel secundario como actor en la película de 1987, recurrió a la fórmula de trepidante acción y chistes en medio de momentos cumbre que muy bien le funcionó en películas como Kiss Kiss Bang Bang (2005) y Iron Man 3 (2013). El único problema es que en The Predator abusó de esos recursos, lo que sumado a ciertos detalles de producción e imposiciones del estudio, hace parecer esta película a un sofisticado largometraje de televisión o serie B de la década de los 90s.

Escena de “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox

The Predator es protagonizada por Boyd Holbrook, Olivia Munn, Sterling K. Brown y Jacob Tremblay. Con ellos, están en roles secundarios Trevante Rhodes, Keegan-Michael Key, Alfie Allen, Augusto Aguilera y Thomas Jane (una estrella que parece pasar por un mal momento profesional, a juzgar por sus últimos papeles en el cine y TV). Jake Busey tiene una participación especial, haciendo el papel del científico hijo del agente del FBI que lideró la persecución contra la criatura en Predator 2 (en la vida real es igualmente hijo de Gary Busey).

La historia gira en torno a un niño con cualidades especiales que inconscientemente llama la atención de un alienígena (el Depredador) cuando activa sofisticados dispositivos en equipos de su armadura previamente perdidos durante un accidentado aterrizaje en la Tierra. Científicos, soldados y un grupo de prisioneros militares muestran interés especial en esta criatura que trae consigo otras sorpresas letales. Ellos batallan contra este aparentemente indetenible cazador del espacio, cuyas condiciones especiales representan un fatal destino para la humanidad.

El predator mejorado genéticamente en “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox

The Predator tiene a su favor que cuenta con momentos de acción muy bien logrados, además de obtener buenos momentos de suspenso en el primer acto de la película. Igualmente, resultó acertado el ligero toque de nostalgia presentado en la primera parte del film, donde parte de la ambientación inicial y un poco de la inconfundible composición musical de Alan Silvestri, rindió tributo a la película original.

Tal como le sucedió a 20th Century Fox el año pasado con Alien: Covenant, de Ridley Scott, se creó grandes expectativas con una secuela que reavivaría una popular franquicia. El estudio invirtió un presupuesto de producción recortado a 88 millones de dólares, para además de las críticas negativas, recaudar $ 123.2 millones ($ 50 millones en EE.UU.). Esto deja por el momento, una gran interrogante en torno a una continuidad de la serie, ya que si bien recaudó poco más de lo invertido, no logró el impacto esperado.

Escena de “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox

Quienes no están familiarizados con las películas anteriores de la saga, no tendrán problemas para entender lo que acontece en la actual producción, ya que independientemente de ser una secuela directa de las primeras dos películas, tiene una trama que no genera confusión. Más que para fans de la saga de Predator, este es un film poco pretencioso dedicado a los amantes del cine de acción/ciencia ficción, donde su clasificación R adelante que habrá violencia explícita.

@Predator @predatormovie       @20thcenturyfox

Cronología de películas

Arnold Schwarzenegger (Dutch) y el Depredador (Kevin Peter Hall) en “Predator” (1987). / Imagen cortesía 20th Century Fox
Escena de “Predator” (1987). / Imagen cortesía 20th Century Fox

The Predator de 1987 se hizo con un presupuesto de $ 15 millones de dólares y recaudó en todo el mundo $ 98.2 millones ($ 59.7 millones en EE.UU.). John McTiernan dirigió el film y contó con un elenco encabezado por Arnold Schwarzenegger, Carl Weathers, Elpidia Carrillo, Bill Duke, Sonny Landham, Richard Chaves y Shane Black. Kevin Peter Hall hizo el papel del Depredador y del piloto de helicóptero que sale al final de la película. Sustituyó en esos roles a Jean-Claude Van Damme, quien renunció al no querer estar dentro del pesado traje inicial, que limitaba en gran medida sus movimientos.

Kevin Peter Hall como el Depredador en “Predator 2” (1990). / Imagen cortesía 20th Century Fox

Predator 2 de 1990 se hizo con un presupuesto de producción de $ 35 millones y obtuvo una recaudación global de $ 57.1 millones ($30.6 millones en EE.UU.). Stephen Hopkins fue el director del film, que contó con un elenco integrado por Danny Glover, Gary Busey, Rubén Blades, Maria Conchita Alonso, Bill Paxton, Adam Baldwin y Kevin Peter Hall, entre otras figuras. Repleta de un nivel de violencia explicita muy superior a la primera película, esta producción no logró la acogida esperada por sus productores, aunque funcionó muy bien en las ventanas de home video, Pay TV, cable y Free TV.

Escena de “Predators” (2010). / Imagen cortesía 20th Century Fox

Predators del 2010 se produjo con $ 40 millones y recaudó mundialmente $127.2 millones ($ 52 millones en EE.UU.). Fue dirigida por Nimród Antal y tiene un elenco integrado por Adrien Brody, Topher Grace, Alice Braga, Walton Goggins, Mahershala Ali, Oleg Taktarov, Laurence Fishburne, Louis Ozawa Changchien y Danny Trejo. Aunque no logró el impacto esperado por 20th century Fox, ni comentarios favorables de la crítica, la película tuvo un ligero éxito en la taquilla y dejó las puertas abiertas para seguir explotando la serie.

La criatura extraterrestre Yautja, identificada como Predator, hizo equipo con la otra criatura más icónica de la ciencia ficción, el Xenomorfo de las películas Alien. Ambas creaciones salieron juntas en dos películas de Fox.

Escena de “AVP: Alien vs Predator” (2004). / Imagen cortesía 20th Century Fox
Escena de “AVP: Alien vs Predator” (2004). / Imagen cortesía 20th Century Fox

AVP: Alien vs. Predator del 2004 se produjo con $ 60 millones y recaudó a nivel global $ 172.5 millones ($ 80.2 millones en EE.UU.). Paul W.S. Anderson dirigió el film y fue protagonizado por Sanaa Lathan, Raoul Bova y Lance Henriksen, entre otras figuras. El film fue un éxito que disparó las ventas de los cómics de Predator publicados por Dark Horse Comics y otros derivados. Su éxito también originó los videojuegos del mismo nombre, desarrollados Rebellion Developments y distribuidos por Fox Interactive y 20th Century Fox Home Entertainment. También agregó más valor a los juegos individuales de ambas criaturas.

Escena de “AVPR: Alien vs Predator – Requiem” (2007). / Imagen cortesía 20th Century Fox

AVPR: Alien vs Predator – Requiem de 2007 se hizo con $ 40 millones y recaudó en todo el mundo $ 128.8 millones ($ 41.7 millones en EE.UU.). Fue dirigida por los hermanos Colin Strause y Greg Strause. Es protagonizada por Steven Pasquale, Reiko Aylesworth y John Ortiz, entre otros. Aunque internacionalmente tuvo mayor desempeño que en Estados Unidos, los pobres resultados a nivel de producción, malas críticas y una recaudación apenas similar a lo invertido, en Estados Unidos, el estudio entendió que el concepto de las dos criaturas estaba desgastado y no tenía ya la fuerza de impacto lograda con la primera película.

Imágenes de “The Predator” (2018).

Escena de “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox
La aguerrida cientítifa Casey Bracket (Olivia Nunn) y Rory McKenna (Jacob Tremblay) en “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox
El oficial Quinn McKenna (Boyd Holbrook) en “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox
Sterling K. Brown es Traeger en “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox
Jacob Tremblay es Rory McKenna en “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox
Escena de “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox
Baxley (Thomas Jane) en una de las escenas eliminadas de “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox
Trevante Rhodes es Nebraska Williams en “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox
Keegan-Michael Key es Coyle en “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox
Escena de “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox
Escena de “The Predator” (2018). / Imagen cortesía 20th Century Fox

Acerca de Francisco Maldonado 1648 Articles
Crítico de cine, productor de TV y amante de la música pop-rock retro.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*