Temporada 6 @HouseofCards luce forzada y menos impactante √

Robin Wright es Claire Underwood en "House of Cards" (T6). / Imagen via Netflix

Robin Wright es Claire Underwood en “House of Cards” (T6). / Imagen via Netflix

Los 8 episodios que conforman la temporada 6 de la otrora exitosa serie original de Netflix House of Cards, representaron un dilema desde el mismo inicio de su etapa de pre-producción. Surgieron como una última alternativa después de estar en el limbo tras ser sacado de la producción su figura estelar Kevin Spacey, cuyos escándalos de acoso sexual sucumbieron su fama social y profesionalmente.

Aunque la temporada anterior comenzaba a reflejar cierto agotamiento de producción y mostraba cansancio en sus personajes centrales, las cinco temporadas previas resultaron ser atractivas argumentalmente, siempre contando con el visto bueno de los fanáticos que la siguen desde su inicio en el 2013.

Robin Wright y Michael Kelly en “House of Cards” (T6). / Imagen via Netflix

No obstante, el dilema de la producción era la continuación de una sexta temporada, cuyo modelo o esquema de producción hasta el momento giraba en su totalidad sobre un personaje, mientras todos los demás pasan a un plano secundario, independientemente de su imponente presencia o calidad en escena. Es así cómo se decidieron a seguir con la serie y se arriesgaron por tratar de repetir la fórmula, pero esta vez centrándose en uno de los personajes antes secundarios y en menor grado por otro co-estelar.

De esta manera, la creación de Beau Willimon tuvo una batería de 10 escritores que decidieron concentrar toda la estelaridad sobre la también productora Robin Wright y su personaje de Claire Underwood, un rol que en las 5 temporadas previas fue tan sólido y bien aceptado, que tras presiones tuvo que tener el mismo tope salarial y estatus que el entonces estelar Kevin Spacey.

Claire Underwood (Robin Wright) junto a su gabinete de gobierno en “House of Cards” (T6). / Imagen via Netflix

Los directores responsables de dirigir la sexta temporada fueron: Alik Sakharov (2), Ami Canaan Mann (1), Stacie Passon (1), Ernest R. Dickerson (1), Thomas Schlamme (1), Louise Friedberg (1) y Robin Wright (1). Aunque algunos de ellos ya habían colaborado en temporadas anteriores, incluyendo la propia productora y protagonista Wright, con 10 de ellos, es Sakharov quien más se destaca por mostrar dinámicas secuencias exteriores e interiores que escapan un poco a lo rutinario.

Es evidente que faltó la influencia y toque de intriga que suelen tener las producciones de David Fincher, quien junto a Kevin Spacey fue productor ejecutivo de las primeras cinco temporadas.

El fantasma de Spacey y su personaje de Francis Underwood, no permite que la sexta temporada de House of Cards salga a flote con luz propia, ya que se hacen referencias de él más de las necesarias para justificar diferentes situaciones, así como una dinámica centralizada que en su momento fue diseñada y hecha a la medida de éste. Extrapolar todo esto a Robin Wright, y en menor grado a Michael Kelly, satiriza o ridiculiza lo que tan bien funcionó en el pasado (mención especial al recurso de la cuarta pared, donde Wright y Kelly lucen muy mal ante el cinismo y sapiencia implementado por Spacey).

Robin Wright en “House of Cards” (T6). / Imagen via Netflix

Cada uno de los 8 episodios, además de hacer referencia a Francis Underwood, lucen forzados, retrotrayendo situaciones que lucían ya superadas. A esto se adiciona un feminismo exagerado e innecesario, en una trama que muestra poca profundidad en lo político-social, con sub-tramas que no terminan de cuajar o convencer.

Esta sexta temporada carece del nivel de tensión aditiva que provocan episodios de las temporadas predecesoras, con situaciones que se resuelven prácticamente con la misma rapidez que cuando surgen. No hay tiempo suficiente para que el espectador se involucre en lo que acontece y pasa rápidamente a otros puntos, que en muchos casos no aportan a la trama general.

Robin Wright, Diane Lane y Greg Kinnear en “House of Cards” (T6). / Imagen via Netflix

Sin proponérselo, Michael Kelly y su excelente papel de ex-asistente Doug Stamper le roba estelaridad a Robin Wright, que si bien mostraba ascenso evolutivo en las temporadas anteriores, en esta oportunidad luce estancada en un personaje incapaz de proporcionar mayores sorpresas. Patricia Clarkson, que debutó en la quinta temporada como Jane Davis, luce tan convincente como Derek Cecil, cuyo rol habitual de Seth Grayson pasa ahora a ser contrario a los intereses de los Underwood.

Diane Lane y Greg Kinnear se suman ahora como los hermanos Annette y Bill Shepherd, poderosos millonarios que representan una fuerte oposición a los intereses de la presidenta Claire Underwood.

Un molesto Doug Stamper (Michael Kelly) en “House of Cards” (T6). / Imagen via Netflix

Otros actores presentes en esta última temporada de House of Cards son Campbell Scott (viene de la temporada 5), Cody Fern, Athena Karkanis, Jeremy Holm (habitual), Linda Powell, Boris McGiver (habitual), Constance Zimmer (habitual), Ron Canada, Jayne Atkinson (habitual), Boris Kodjoe y Lars Mikkelsen (habitual), entre otras figuras.

Fuera de lo ya indicado, la estética visual y post-producción luce tan bien cuidada como en las temporadas anteriores, con un eficiente David M. Dunlap como director de fotografía en los últimas tres temporadas.

Es muy notorio el desnivel que presenta esta sexta temporada, cuyo débil y predecible final, junto a inconsistencias en la crítica, augura un incierto futuro para nuevas temporadas de esta serie. Sin embargo, este desnivel, no significa que la serie esté reducida a una mínima expresión, ya que continúa siendo una sólida producción de Media Rights Capital (MRC), Panic Pictures (II), Trigger Street Productions y Netflix, con destacadas valoraciones (Rotten Tomatoes la valora con un 74%).

@HouseofCards  @RealRobinWright  

Robin Wright y Diane Lane en “House of Cards” (T6). / Imagen via Netflix
Escena de “House of Cards” (T6). / Imagen via Netflix
Robin Wright es Claire Underwood en “House of Cards” (T6). / Imagen via Netflix 
Patricia Clarkson es Jane Davis en “House of Cards” (T6). / Imagen via Netflix
Campbell Scott es Mark Usher en “House of Cards” (T6). / Imagen via Netflix
Constance Zimmer y Michael Kelly en “House of Cards” (T6). / Imagen via Netflix 

Acerca de Francisco Maldonado 1819 Articles
Crítico de cine, productor de TV y amante de la música pop-rock retro.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*