@thenunmovie es exitoso film pese a predecible trama √

la Hermana Irene (Taissa Farmiga) es perseguida por alguien en "The Nun" (2018). / Imagen via Warner Bros.

Escena de “The Nun” (2018). / Imagen via Warner Bros.

The Nun es un film de horror que recurre a la desgastada idea de mostrar a un representante de la iglesia, seducido por fuerzas demoníacas o el lado oscuro. Ya sea en el proceso de cambio de bando o completamente dominado por el mal, ya hemos visto diversas propuestas en donde los que utilizan túnicas o hábitos, lejos de representar a Dios en la Tierra, son lacayos infernales que inspiran gran terror.

Bajo este esquema, James Wan escribe y produce esta película, que a su vez es un spin off de su exitosa saga de horror The Conjuring. De hecho, es la tercera extensión de ese universo de horror, después de las dos igualmente exitosas producciones de la muñeca demoníaca Annabelle. Le acompaña también como escritor y como productor ejecutivo Gary Dauberman, que ha sido muy solicitado en los últimos tiempos después de escribir éxitos como Annabelle: Creation (2017), It (2017) y su secuela It: Chapter Two, actualmente en filmación.

Escena de “The Nun” (2018). / Imagen via Warner Bros.

Corin Hardy es el director de The Nun, quien tiene en esta su segunda dirección de largometrajes, después de su no tan celebrada ópera prima del 2015 The Hallow. Previamente era mayormente conocido por dirigir cortos y videos musicales de regular aceptación popular.

Demián Bichir, Taissa Farmiga y Jonas Bloquet protagonizan esta historia que se desprende del personaje de la monja demoníaca destacada en The Conjuring 2 (2016). Bonnie Aarons repite su papel como este aterrador personaje, del que se profundiza sobre sus orígenes hasta ser poseída por el demonio Valak.

Vera Farmiga y la primera aparición de la monja demoníaca en “The Conjuring 2” (2016). / Imagen via Warner Bros.

La trama gira en torno a un sacerdote con un pasado encantado y una novicia en el umbral de sus votos, que son enviados por el Vaticano a un lugar remoto de Rumanía para investigar la muerte de una joven monja en una abadía y enfrentarse a una fuerza malévola en forma de monja demoníaca. Juntos descubren el profano secreto de la orden, arriesgando no solo sus vidas, sino también su fe y almas.

Recordándonos otras producciones donde vivos y almas condenadas batallan en las interioridades de misteriosos monasterios, Hardy trata infructuosamente de capturar la esencia de sustos inesperados en medio de momentos de tensión (recursos capitalizados por James Wan en varias de las películas que ha dirigido). En el intento, no deja de ser predecible, con novatadas en el género que restan un mayor impacto a una historia que pudo dar mucho más.

Taissa Farmiga es la Hermana Irene en “The Nun” (2018). / Imagen via Warner Bros.

La dirección abusa de la tonalidad oscura y gris, tratando de envolver al público en una ambientación que no logró profundizar lo necesario en los perfiles de los personajes centrales: el sacerdote con su atormentado pasado, la temeridad de la novicia y el propio demonio llamado Valak. Los efectos CGI aplicados en el tercer acto y parte final no logran convencer como debieran, dando la sensación – al igual que el guión – de que había celeridad por concluir la producción.

El personaje de Bichir es convincente, aunque la joven Farmiga (hermana de Vera Farmiga, protagonista de las películas de The Conjuring), logra mayores momentos de lucidez. Jonas Bloquet representa la parte refrescante del film, con hilarantes momentos que disimularon en alguna medida la tensión de algunas escenas.

Demián Bichires el Padre Burk en “The Nun” (2018). / Imagen via Warner Bros.

Independientemente de que la película no logró impacto argumental, ni de buenas críticas especializadas, The Nun, que costó $ 22 millones para ser producida, logró convertirse en la película más taquillera de todo el universo de The Conjuring, superando a la bien criticada y taquillera Annabelle: Creation, con una recaudación global de $347.1 millones ($113.4 millones en EE.UU.). Se atribuye gran parte de este éxito a la activa maquinaria de mercadeo previo a su estreno.

En el 2013 The Conjuring obtuvo mundialmente $319.4 millones, mientras en el 2016 The Conjuring 2 logró globalmente $320.3 millones. El primer spin off, Annabelle, del 2014, con un presupuesto de $6.5 millones, recaudó en todo el mundo $257 millones. Para el 2017, llegó su secuela Annabelle: Creation, con un presupuesto de $15 millones, y una recaudación global de $306.5 millones.

Jonas Bloquet es Frenchie en “The Nun” (2018). / Imagen via Warner Bros.

Estas cifras obtenidas siguen la tendencia del cine comercial actual, donde en varios casos, sin importar el género, las precuelas y spin offs con facilidad pueden superar a las películas originales, tanto en lo taquillero, como en la crítica. Claro está que ésto último no afecta a las películas de The Conjuring, las que inspiradas en eventos reales, son propuestas de Warner Bros. muy superiores en los arcos argumentales y de producción.

The Nun es una película entretenida para pasar el momento, pero con un contenido general que no resulta pretencioso, con momentos especiales que son predecibles, y que por ende, restan impacto o golpe de efecto en un género tan competitivo como es el horror.

@thenunmovie   @creepypuppet ‏  @TheConjuring @corinhardy @WarnerBrosEnt

Escena de “The Nun” (2018). / Imagen via Warner Bros.
Escena de “The Nun” (2018). / Imagen via Warner Bros.
El Padre Burk (Demián Bichir) es atacado por el mal en “The Nun” (2018). / Imagen via Warner Bros.
la Hermana Irene (Taissa Farmiga) es perseguida por alguien en “The Nun” (2018). / Imagen via Warner Bros.
Bonnie Aarons es la monja demoníaca de “The Nun” (2018). / Imagen via Warner Bros.

Acerca de Francisco Maldonado 1648 Articles
Crítico de cine, productor de TV y amante de la música pop-rock retro.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*